¿Qué es un asana?

Las asanas son las posturas que practicamos en hatha yoga y se ejecutan respetando la individualidad y la fisonomía de cada practicante.

Se deben aplicar de una forma estable y asequible y junto a una correcta técnica respiratoria y de concentración se convierte en una gran herramienta.

Es importante decir que las asanas deben practicarse dejando a un lado la ambición porque esta es la mejor “amiga” de las lesiones, así que hay que ir escuchando al cuerpo y seguir las técnicas que de el maestro maestra.

¿De dónde proviene este nombre y cuál es su significado?

Vayamos por partes, asana es una palabra en sánscrito, una de las lenguas indoeuropeas, que hoy en día es lengua oficial de la India y sirve como lengua vehicular cultural en este caso con el yoga.

Su traducción literal es “asiento” y se dice que la primera fue la postura de meditación que utilizaban los primeros yoguis.

Con los años las asanas se comienzan a practicar para ayudar a dar equilibrio entre el cuerpo y la mente y mejorar la concentración que conduce a la meditación profunda. 

¿Cuántas asanas existen?

Un dicho popular dice que existen tantas asanas como seres humanos, y la realidad es que tantas tantas… seguramente no.

Y de hecho esta es una pregunta con multitud de respuestas, cada texto de yoga, cada maestro antiguo o actual tiene su opinión. Los hay que opinan que las básicas son 32 y de ahí nacen infinitas variaciones, como quien dice que son 84 mil.

Así que, no seremos nosotros los eruditos que se atrevan a teorizar sobre este tema. Lo que sí podemos hacer es invitarte a que las conozcas algunas descripciones detalladas de asanas (link)

¿De donde provienen sus nombres?

La nomenclatura de las asanas proviene de los sabios que hacen referencia a nombres de divinidades, maestros y animales, de esta forma llega a nuestros días y a menudo un mismo asana tiene un nombre diferente dependiendo de la línea o estilo de yoga que se practique.

¿Qué beneficios nos aportan?

La práctica regular de yoga nos aporta grandes beneficios desde el punto de vista físico, mental, emocional y energético.

Las asanas nos mantienen fuertes debido a la activación del aparato locomotor aliviando las tensiones y corrigiendo tendencias a adoptar esas malas posturas del día a día 

Nuestra mente se beneficia de la ausencia de pensamientos externos cuando se practican ya que requiere de una cierta atención.

También beneficios emocionales, por la paz, serenidad y positividad  que nos aporta ayudando a que nuestras emociones se desarrollen desde un estado equilibrado.

Y por supuesto beneficios energéticos porque las asanas activan nuestros principales centros de energía para que sea distribuida por sus canales.

Esperamos haber resuelto algunas de tus dudas.

!Namasté!

Te ha gustado el artículo?

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest

Deja un comentario

Abrir chat